Catí (2)

l'Alt Maestrat

Castelló
Correo
Facebook

Ermita de Santa Anna

Accesible para vehículos Zona recreativa Fiestas destacadas
  • Accesible para vehículos
  • Zona recreativa y picnic
  • Fiestas destacadas
Localización

Se llega a la Ermita de Santa Ana de Catí saliendo de la población hacia el norte por la calle de Santa Ana y tomando la carretera CV-128 que se dirige a la N-232 Vinaròs-Zaragoza. Se deja a la izquierda la carretera de l'Avellá y, recorridos unos 500 m la divisaremos en un llano junto al camino.

Catí Ermita de Santa Ana
Ermita de Santa Ana
Catí Ermita de Santa Ana
Vidriera del óculo
Catí Ermita de Santa Ana
Detalle del piso
Historia y Conservación

Es la ermita más antigua del municipio, ya que su primera piedra se colocó el 29 de agosto de 1441, concluyéndose las obras cinco años después bajo la dirección de Arnaldo Pedro, maestro cantero de Forcall, ayudado por los catinencs Jaume Sans y Bernart Verdú. Con posterioridad conoció otras importantes intervenciones: en 1618 Pere del Sol construyó la capilla mayor y en 1708 Miquel Blasco construyó el coro. Restaurada en 1975, actualmente presenta un buen aspecto.

Descripción

El templo es un sencillo edificio de poca alzada con fábrica de mampostería y cubierta a dos aguas de vertiente poco pronunciada. Sus dimensiones son 20 m de longitud por 7,70 m de anchura. Posee un pequeño porche previo, cerrado sólo por el lado izquierdo, con tejadillo independiente sobre entablamento de madera soportado por dos estilizadas columnas. Este atrio alberga un poyo corrido, una ventana baja cuadrada y enrejada y la puerta de entrada, de tablas de madera en arco de medio punto formado por dovelas de piedra. Un gran óculo abocinado se abre en el frontón blanqueado. Llama la atención sobre todo la espadaña, que más bien asemeja un campanario encastrado en el lado derecho, sobresaliendo airosamente por encima del alero.

Catí Ermita de Santa Ana
Interior
Catí Ermita de Santa Ana
Cubierta y arcada
Catí Ermita de Santa Ana
Santa Ana y la Virgen Niña
Catí Ermita de Santa Ana
Pila de agua bendita

Su verdadero valor arquitectónico se halla en el interior, nave rectangular con techado de madera a doble vertiente soportado por tres notables arcos góticos que apoyan en pilastras con capitel. Un arco triunfal -esta vez de medio punto algo rebajado- da acceso al presbiterio, cubierto por bóveda de crucería y única zona con decoración mural de todo el templo, obra dieciochesca de grutescos por desgracia muy deteriorados. La lisa y blanqueada cabecera sólo exhibe, sobre una peana, la talla moderna de Santa Ana con la Virgen Niña, imagen bendecida en 1975. Anteriormente la ermita albergaba un valioso retablo, hoy desaparecido, representativo de la escuela pictórica del Maestrazgo.

Fiestas y Tradiciones

La fiesta a Santa Ana, que tradicionalmente se viene celebrando el 26 de julio con misa en la ermita, está documentada al menos desde 1450. Antiguamente esta celebración era un verdadero acontecimiento multitudinario con numerosos actos religiosos y profanos que fueron olvidándose con el paso del tiempo.


Ermita de la Virgen del Pilar

Accesible para vehículos Entorno natural Fiestas destacadas Feria o Porrat
  • Accesible para vehículos
  • Conjunto arquitectónico
  • Vista panorámica
  • Entorno natural
  • Fiestas destacadas
  • Feria o 'Porrat'
Principio de Página
Localización

La ermita dedicada a la Virgen del Pilar se encuentra en la parte meridional del término de Catí, en el llamado Vall de Cirerers, a poco más de 7 km de la capital municipal. Para llegar a ella hay que tomar la carretera CV-128 y a la altura del km 5 veremos la ermita en el llano, con un corto camino que le sirve de acceso. Es éste el lugar donde tradicionalmente se efectuaba la bendición de los campos y se repartía el pan bendecido durante la festividad de la Santa Cruz, el 3 de mayo.

Catí Ermita de la Virgen del Pilar
Catí Ermita de la Virgen del Pilar
Ermita de la Virgen del Pilar
Catí Ermita de la Virgen del Pilar
Historia y Conservación

Se inició su construcción en 1625 por iniciativa de los masoveros de las doce masías del valle, quienes contrataron para ello al maestro picapedrero Joan del Sol, bajo cuya dirección concluyeron las obras al año siguiente. La ermita se bendijo el 2 de junio de 1626 con la celebración de la primera misa, oficiada por el rector de Catí, mossèn Jaume Miralles. Con posterioridad se ampliaron sus dependencias, sobre todo en 1772 cuando se le añadió la sacristía y una sala. En 1934 se puso en funcionamiento junto a ella una escuela para los niños de la zona, que ya hace tiempo quedó cerrada.

Descripción

Escoltada por una hilera de siete olmos y un pozo donde antaño se repartía la caridad el día de la fiesta, es una pequeña ermita que mide 13 m de longitud por 7 m de anchura. Tiene adosada la sacristía y la vivienda del ermitaño a la derecha -hoy convertida en cuadra- con puerta y numerosas ventanas enrejadas y a continuación de la cabecera la gran sala o dependencia que servía de escuela. Todo el conjunto tiene unas dimensiones de 22 m por 10 m. La fábrica es de mampostería, con tejado a dos aguas y paramentos blanqueados. En la fachada hay poyo corrido, puerta de acceso de medio punto con dovelas de piedra y ventanuco lateral. Sobre ella se abre una especie de aspillera y, rematando el hastial, espadaña barroca con campana donada por un particular en 1989, que sustituye a la anterior colocada en 1831.

Catí Ermita de la Virgen del Pilar
Ermita y entorno
Catí Ermita de la Virgen del Pilar
Imagen de la Virgen del Pilar
Catí Ermita de la Virgen del Pilar
Romería a la ermita

El interior es de una sola nave con bóveda de cañón sustentada por dos arcadas. Un arco de medio punto da acceso al presbiterio, que se cubre con bóveda de crucería en cuya clave hay un sol esculpido, posible alusión simbólica al apellido del constructor. Una imagen de la Virgen del Pilar preside el templo.

Fiestas y Tradiciones

La festividad se celebra en la fecha tradicional, 12 de octubre, y es organizada por los habitantes de los masos de la zona. Ese día se oficia misa en la ermita y se realiza procesión por los alrededores, con la imagen portada por los jóvenes y los familiares de las mujeres que se llaman Pilar. También se instala una pequeña feria en la que se invita a los asistentes a bebida y dulces típicos de la comarca.


Ermita de San Vicente Ferrer

Accesible para vehículos Vista panorámica Entorno natural Leyendas y Tradiciones Fiestas destacadas Romería
  • Accesible para vehículos
  • Vista panorámica
  • Entorno natural
  • Leyendas y Tradiciones
  • Fiestas destacadas
  • Romería
Localización

El lugar conocido como Collado de Sant Vicent se halla a unos 3 km al este de Catí, en la zona llamada Les Terreroles. La ermita corona una cumbre de la Serra del Molló a 780 m de altitud, a la que hay que subir a pie o en vehículo todoterreno y desde donde se disfruta de una panorámica excelente sobre una gran extensión de terreno rodeada por altas montañas.

Catí Ermita de San Vicente Ferrer
Catí Ermita de San Vicente Ferrer
Ermita de San Vicente Ferrer
Catí Ermita de San Vicente Ferrer
Historia y Conservación

San Vicente Ferrer visitó en varias ocasiones la población de Catí y está documentado que predicó aquí en mayo de 1410. La tradición cuenta que cuando abandonó el pueblo en dirección a Sant Mateu muchos fieles le siguieron en su camino hasta llegar a lo que se conocía como Collado de San Mateo -y que desde entonces pasó a ser llamado Collado de Sant Vicent-, donde el santo se despidió de ellos dejándoles como testimonio de su estancia una piedra en la que, con la sola presión de su dedo, dibujó una cruz como si se tratara de una materia blanda. Esta piedra se colocó en una de las paredes de la futura ermita dedicada al santo valenciano, pero desapareció hace ya tiempo.

El templo comenzó a edificarse en 1610, lo que hace pensar que con ello quiso conmemorarse el 200 aniversario de la predicación del santo valenciano en Catí. Se contrató como maestro picapedrero a Pedro del Sol, bajo cuya dirección terminaron las obras en el año 1618, bendiciéndose la ermita y celebrándose la primera misa en 1620. Debió ser desde sus primeros tiempos muy visitada y objeto de gran devoción, pues en numerosas ocasiones fue objeto de sucesivas reformas, ampliaciones y ornamentaciones, así como destino de concurridas peregrinaciones rogando la protección del santo en épocas de sequía.

Catí Ermita de San Vicente Ferrer
Ermita de San Vicente Ferrer
Catí Ermita de San Vicente Ferrer
Orificio para rogativas
Catí Ermita de San Vicente Ferrer
Crucería de la bóveda

A pesar de ello la ermita llegó al siglo XX en un precario estado y semiabandonada, prácticamente arruinada y sirviendo incluso como establo para el ganado. En la década de 1990 el arquitecto Arturo Zaragoza Català dirigió las tareas de restauración financiadas por la Conselleria de Cultura, con las que se logró consolidar y recuperar el noble edificio, aunque quedó vacío y sin culto. Afortunadamente, en 2016 se ha restablecido dicho culto acondicionando su interior y dotando a la ermita de una imagen del santo titular sufragada por los Vicentes y Vicentas de la localidad, imagen que fue llevada en romería el 2 de abril de ese año.

Descripción

Es una construcción sobria y sencilla, de sólido aspecto gracias a sus altos muros y a los grandes contrafuertes en su lado izquierdo. En este lateral hay un curioso orificio redondo por el que los devotos podían introducir su brazo cuando la ermita estaba cerrada para solicitar el favor del santo. En el lado opuesto tenía adosada la vivienda para el ermitaño, de factura posterior, y de la que sólo quedan algunos paramentos en pie. La cubierta es de tejas a doble vertiente y no tiene espadaña. La portada es de traza románica con buenas dovelas que forman un arco de medio punto que enmarca la puerta de madera, colocada de nueva factura en la última restauración. A su lado se abre una ventana baja, cuadrada y enrejada.

Catí Ermita de San Vicente Ferrer
Interior restaurado
Catí Ermita de San Vicente Ferrer
Nueva imagen del santo
Catí Ermita de San Vicente Ferrer
Romería a la ermita

El interior es rectangular y alargado, con unas dimensiones de 20 x 7,5 m. Tres ventanas en el lado derecho iluminan el recinto, que es de nave única dividida en tres tramos por dos arcos perpiaños ligeramente apuntados que arrancan de ménsulas embebidas en los muros. Cada uno de estos tramos se cubre con bóveda de crucería en cuyas tres claves están esculpidas la fecha de 1618, el anagrama JHS y una cruz. Un nuevo arco, éste de medio punto, separa de la nave el presbiterio, más estrecho y también con bóveda de crucería, que sólo alberga un altar sin ornamentos y un nicho vacío. El templo está prácticamente vacío y carente de decoración, pues como se ha dicho permaneció cerrado y sin culto durante mucho tiempo. Ahora la nueva imagen de san Vicente Ferrer preside una sencilla hornacina en el testero. También puede verse aún una oquedad objeto de una singular tradición: se dice que quien introduce en ella la cabeza no volverá a sufrir jaquecas en su vida.

Fiestas y Tradiciones

Desde antiguo los vecinos de Catí y los clavarios del santo luciendo una severa capa se desplazaban en romería hasta la Ermita de Sant Vicent el domingo víspera de su festividad, donde se oficiaba misa solemne cantada. Esta costumbre se fue abandonando hasta perderse por completo, aunque en fechas recientes se ha recuperado coincidiendo con la última reforma y la colocación de la nueva imagen con el consiguiente restablecimiento del culto.


Capilla de San Vicente Ferrer

Ermita Urbana Accesible para vehículos Fuente próxima Fiestas destacadas
  • Ermita Urbana
  • Accesible para vehículos
  • Fuente próxima
  • Fiestas destacadas
Principio de Página
Localización

Esta pequeña capilla o casalicio urbano dedicada al santo patrono valenciano se halla al inicio del carrer Sant Vicent en la población de Catí, construida sobre la fuente del mismo nombre, antes llamada Font Nova.

Catí Capilla de San Vicente Ferrer
Catí Capilla de San Vicente Ferrer
Capilla de San Vicente Ferrer
Catí Capilla de San Vicente Ferrer
Historia y Conservación

En 1773 se construyó sobre un portal próximo la primitiva Capilla de San Vicente, que tuvo que ser derruida en 1922 por dificultar el paso de vehículos pesados. Los vecinos no se resignaron a perder este oratorio y decidieron levantar otro sobre la fuente aludida, que es el que existe en la actualidad.

Descripción

Se trata de un amplio casalicio con techo a doble vertiente, abierto hacia la calle con arco de medio punto y balcón de forja, a cuyos pies brotan los caños de la fuente. Queda adosado a su izquierda a vivienda particular, en la que apoya también la espadaña con campana que se alza sobre el alero.

El acceso se realiza por una puerta en la parte posterior que recae a una terraza a la que se llega por escalera. La capilla contiene un altar con retablo neoclásico en cuyo nicho está la clásica imagen del santo.

Fiestas y Tradiciones

En esta capilla se celebra misa en el día de la festividad de San Vicente Ferrer, el lunes siguiente al de Pascua.

Principio de Página