Altura (1)

El Alto Palancia

Castelló
Correo
Facebook

1. Santuario de la Cueva Santa

2. Otras ermitas en Altura


Escudo de Altura

Ermitas de Altura

Santuario de la Cueva Santa

Accesible para vehículos Conjunto arquitectónico Vista panorámica Entorno natural Centro devocional Tradición Mariana Establecimiento hostelero Romería
  • Accesible para vehículos
  • Conjunto arquitectónico
  • Vista panorámica
  • Entorno natural
  • Centro devocional
  • Tradición Mariana
  • Establecimiento hostelero
  • Romería
Localización

La Cueva Santa se halla a unos 12 km al oeste de Altura, junto a la carretera de Alcublas, a 811 m de altitud en la montaña llamada La Redonda, en las inmediaciones de la cumbre del Montmayor.

Aparte de la belleza natural de su entorno y de las excelentes vistas que desde diversos puntos próximos se disfrutan, en los alrededores de la Cueva Santa hay otros elementos de interés, como la estatua erigida a fray Bonifacio Ferrer o las Estaciones del Rosario, dispuestas a modo de Calvario que culmina en un mirador con una gran cruz de piedra levantada sobre un pedestal en 1939.

Altura Cueva Santa
Altura Cueva Santa
Santuario de la Cueva Santa. Exterior
Altura Cueva Santa
Historia y Conservación

El Santuario de la Virgen de la Cueva Santa de Altura, patrona de la diócesis de Segorbe-Castellón y de los espeleólogos españoles, es uno de los centros devocionales más importantes de nuestras tierras al mismo tiempo que uno de los ermitorios más singulares y sorprendentes, hasta el punto de haber sido considerado en ocasiones como "el Lourdes español". En cualquier caso, sea la devoción, la tradición, el entorno natural o simplemente la curiosidad lo que nos guíe a la Cueva Santa, es de obligada visita para cualquier persona interesada en nuestro patrimonio, tantas veces olvidado y desconocido. Como muestra de la popularidad de esta peculiar advocación, baste recordar que la conocidísima canción infantil Que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva, que casi todo el mundo conoce, se refiere a este lugar, prueba evidente de su profunda penetración en las costumbres y folklore.

La caverna, que antes era conocida como Cueva del Latonero por el árbol que ocultaba su entrada, es una gruta de 20 m de profundidad formada por un fenómeno de erosión kárstica. Parece ser que en este lugar ya se celebraban ritos precristianos a divinidades paganas y era muy conocida desde antiguo por los pastores, que la utilizaban como refugio y abrevadero del ganado.

Altura Cueva Santa
Plaza previa
Altura Cueva Santa
Rellano de la Capilla de la Comunión
Altura Cueva Santa
Grupo escultórico del Hallazgo

La historia del santuario, por su parte, está muy ligada a la cercana Cartuja de Vall de Crist (hoy en ruinas), y especialmente a quien fue su prior entre 1396 y 1417, fray Bonifacio Ferrer, hermano del famoso santo dominico valenciano. Según la tradición, a fray Bonifacio le gustaba esculpir imágenes de la Virgen en tablas de yeso, que luego regalaba a pastores y visitantes para mantener su devoción. Otras fuentes afirman que en el convento existía un molde para fabricar estas figuras, que se repartían entre los fieles. Sea como fuere, al parecer uno de estos pastores ocultó su imagen en la cueva y allí permaneció olvidada durante un siglo, pues no fue hasta 1503 o 1508 cuando la Virgen se apareció en sueños a otro pastor que en la gruta se refugiaba, revelándole el lugar donde se encontraba su antigua imagen, que a pesar de la humedad existente había permanecido intacta y sin daño. Éste y otros portentos atribuidos a la milagrosa intervención de la Virgen empezaron a atraer a numerosos peregrinos a la cueva, en aquellos tiempos atendida por piadosos eremitas.

La Cueva Santa se convierte en un famoso centro devocional en toda la comarca a partir de 1574 gracias a un nuevo suceso milagroso que alcanzó gran difusión. Un vecino de Jérica, Juan Monferrat o Monserrat padecía la lepra y junto con su mujer Isabel se refugió en la cueva para solicitar el auxilio de la Virgen. Tras nueve días de lavarse con las aguas de la gruta la enfermedad desapareció y, tras convencer a las gentes de su villa del milagro, pudieron regresar a su hogar. Aunque Isabel intentó llevarse la imagen de la Virgen con ellos de forma inexplicable siempre regresaba a su lugar en la cueva, por lo que allí se la dejó y se construyó la primera capilla para venerarla al tiempo que su fama milagrosa se extendía y las peregrinaciones se hacían constantes.

Altura Cueva Santa
Bajada a la gruta
Altura Cueva Santa
Interior de la gruta
Altura Cueva Santa
Capilla de la Virgen

Esta gran afluencia de fieles obligó a nuevas obras, mejoras y ampliaciones en el ermitorio, como cuando en 1645 se inicia la construcción de la Capilla de la Comunión por iniciativa del obispo Diego Serrano de Sotomayor. También a finales del siglo XVIII se realiza la Capilla de la Virgen y se levanta la casa-hospedería para acoger a los cada vez más numerosos peregrinos. Esta hospedería sirvió también de convento entre 1922 y 1972 a una comunidad carmelita que en ese periodo se encargó del mantenimiento del santuario. Aunque dejó de funcionar hace algunos años, durante mucho tiempo fue lugar de residencia para turistas y veraneantes.

Descripción

Una amplia explanada precede al gran edificio de la hospedería, con cuatro pisos en los que se abren numerosas ventanas y en cuya pared hay un retablo cerámico con el nombre del santuario. Una corta rampa nos lleva a una nueva plaza, de la que parte el Camino de la Cruz con las Capillas del Rosario y frente a la cual se halla la entrada al templo subterráneo. Ésta es muy sencilla, enmarcándose en arco rebajado de piedra con vano sobre el dintel. A la izquierda, adosada al conjunto, se levanta la torre-campanario, toda ella de sillería y con 10 m de altura, sobresaliendo del tejado tan sólo la doble espadaña con sendas campanas en sus huecos.

Nada más transpasado el umbral y el altar del Cristo de los Milagros, que quedan a nivel de la boca natural de la cueva, una holgada escalinata desciende a las profundidades de la gruta. Con 65 peldaños y 5 rellanos, esta escalera se bifurca permitiéndonos bajar por dos tramos. En el de la derecha encontramos una imagen en mármol de la Virgen incrustada en la roca y, en uno de los rellanos, un grupo escultórico que representa el hallazgo milagroso del pastor. El tramo izquierdo es más interesante, pues en su primer rellano se encuentra la Capilla del Sagrado Corazón, llamada también Capilla de la Comunión, que es la única intervención arquitectónica no natural realizada en el interior del templo. De planta elíptica y con decoración de pilastras, se cubre con cúpula ovalada sobre tambor que sobresale al exterior. Construida a medidados del siglo XVII, posee un bello zócalo de azulejos alcorinos dieciochescos y en ella reposan los restos de fray Bonifacio Ferrer, que fueron trasladados aquí en 1917. Siguiendo el descenso por este lado izquierdo, en el segundo rellano se abre un pequeño recinto destinado a albergar los numerosos exvotos traidos por los fieles.

Altura Cueva Santa
Altura Cueva Santa
Capilla e imagen de la Virgen de la Cueva Santa.
Altura Cueva Santa

Al llegar al final de cualquiera de los dos tramos de escalera nos hallamos en el fondo de la gruta y en el corazón del santuario. Aquí se levanta la Capilla de la Virgen, un templete protegido por reja del siglo XIX, pilastras laterales decoradas y frontón con dos ángeles sosteniendo el escudo mariano. Este pequeño recinto con techo abovedado en forma de concha, de poco más de 7 por 5 m, contiene el retablo donde se venera la imagen de la Virgen de la Cueva Santa. Se trata de un bello altar barroco del siglo XVII, de mármol jaspeado con columnas salomónicas. Fue costeado por los duques de Segorbe, cuyo escudo se encuentra en la parte trasera. Flanqueada por esculturas de San Joaquín y Santa Ana se abre la hornacina para el relicario que contiene la imagen de la patrona, lujosa pieza de orfebrería en plata sostenida por el pastor y fray Bonifacio. La Virgen de la Cueva Santa es un busto labrado en yeso blanco, de 20 por 10 cm, representando a María, ya anciana, con ropas de viuda. A pesar de la sencillez de su factura y del material utilizado, transmite una impresión de afable serenidad y belleza.

Fiestas y Tradiciones

El Santuario de la Cueva Santa tiene culto habitual y puede visitarse prácticamente todos los días del año. El lugar es muy frecuentado, sobre todo en fines de semana y verano, contando con servicio de bar-restaurante de forma continuada. Sin embargo, su festividad grande es el 8 de septiembre, cuando la Virgen sale en procesión popular por los alrededores. En la noche de la víspera se celebra el Rosario de las Antorchas, llamado así porque los participantes recorren las capillas de su camino portando cirios decorados con tulipas multicolores. Otra fecha importante es el último domingo de abril, único día en el que la imagen es bajada del altar para que pueda ser besada por los fieles.

Aunque la Virgen de la Cueva Santa es objeto de especial devoción en Altura y en toda la comarca, son numerosas las poblaciones más alejadas que celebran romería a su santuario, como Teresa el segundo sábado de mayo y Albalat dels Tarongers el útimo domingo del mismo mes, entre otras. Es asimismo patrona de municipios de fuera de la provincia, como Beniarrés en Alacant, e incluso de Sudamérica: Piacoa en Venezuela y Bochalema en Colombia.

1. Santuario de la Cueva Santa

2. Otras ermitas en Altura


Escudo de Altura

Ermitas de Altura

Principio de Página