Sot de Ferrer

El Alto Palancia

Castelló
Correo
Facebook

Ermita de San Antonio de Padua

No accesible para vehículos Vista panorámica Fiestas Semana Santa Fiestas Patronales
  • No accesible para vehículos
  • Vista panorámica
  • Fiestas Semana Santa
  • Fiestas Patronales
Localización

Sin duda, una de las estampas más características y reconocibles de la comarca es el Calvario de Sot de Ferrer, que en zigzagueante y vertiginoso camino asciende brillante y blanqueado hasta la cumbre del Cerro de San Antonio para alcanzar su ermita, con el pueblo a sus pies. Visible desde buena parte del territorio, nadie queda indiferente ante esta imagen que identifica inmediatamente al pueblo.

Para visitar la ermita es necesario recorrer este Vía Crucis que arranca de la calle del Calvario, con sus catorce rampas punteadas de cipreses que salvan el desnivel hasta la cima. El esfuerzo vale la pena, pues aparte de la extensa y espectacular vista de la que disfrutaremos el recorrido es muy gratificante ya que el Calvario de Sot es uno de los más bellos y originales de nuestras tierras.

Sot de Ferrer Ermita San Antonio de Padua
Sot de Ferrer y Calvario
Sot de Ferrer Ermita San Antonio de Padua
Calvario
Sot de Ferrer Ermita San Antonio de Padua
Ermita de San Antonio de Padua
Historia y Conservación

Este Calvario fue construido en el año 1801 por iniciativa del entonces párroco Joaquín Cabos, y los blancos casalicios de las estaciones con sus tejados piramidales fueron costeados por devotos de la población, cuyos nombres aparecían en los retablos cerámicos con las figuras de la Pasión. Por desgracia, buena parte del Calvario fue destruido durante la Guerra Civil, y en la posguerra fue utilizado como campo para el internamiento de prisioneros, reconstruyéndose totalmente en la década de 1940.

La ermita es bastante más antigua, pues su primera referencia documental se remonta al año 1681. Ha sufrido desde entonces diversas ampliaciones y reformas, siendo una de las más significativas la acometida en 1925, cuando entre otras obras de mantenimiento se embelleció su decoración y se construyó el camarín para el titular detrás del presbiterio. Actualmente todo el conjunto se halla en un impecable estado.

Descripción

Escoltado por un solitario ciprés, es un blanqueado edificio con cubiertas de tejas que muestra al exterior distintos volúmenes. Posee atrio previo reforzado con contrafuertes ataluzados en el que se abren arcos rebajados, dos en el frontal que son practicables y otro en cada lateral, uno de ellos cegado. Su tejado a una vertiente arranca del frontón, rematado por sencilla y vacía espadaña rectangular aunque hay dos campanas en sendos nichos laterales. Sobresalen los brazos del crucero, y dominando el conjunto se alza la cúpula peraltada con pequeña linterna o cupulín. Tras el atrio asoma la casa del ermitaño, de dos plantas, prolongándose la superior por detrás del porche.

Sot de Ferrer Ermita San Antonio de Padua
Ermita de San Antonio de Padua
Sot de Ferrer Ermita San Antonio de Padua
Atrio previo
Sot de Ferrer Ermita San Antonio de Padua
Altar e imagen

Su planta es de cruz latina con una sola nave de dimensiones irregulares, pues el lado de la epístola mide casi un metro más de longitud que el del evangelio. Su anchura es de 3 m, llegando a los 10,25 m en el crucero, con un altar en cada uno de sus extremos para el Cristo de la Providencia y un óleo representando la Transfiguración. El pavimento forma dibujos geométricos y posee zócalo de azulejos cerámicos. La cubierta es de bóveda de cañón, con cúpula sobre el crucero de 10 m de altura que apoya sobre pechinas con símbolos de las atribuciones del santo titular. Cúpula, crucero y presbiterio están decorados con tallas de estilo churrigueresco. En su camarín preside la imagen de San Antonio de Padua con el Niño en brazos.

Fiestas y Tradiciones

Las fiestas patronales en honor a San Antonio y al Cristo de la Piedad se celebran a mediados de junio. El día 12 por la tarde la imagen del santo es bajada procesionalmente desde su ermita a la parroquia, donde permanece durante los festejos. El segundo domingo desde su llegada es devuelta a la ermita, portada esta vez a la carrera a través del empinado Vía Crucis por los mozos del pueblo. Durante la Semana Santa también se recorren las estaciones del Calvario.


Capilla de Santa Lucía

Accesible para vehículos Ruinas Sin culto
  • Accesible para vehículos
  • Ruinas
  • Sin culto
Principio de Página
Localización

Las ruinas de la Capilla de Santa Lucía pueden verse junto a la carretera N-234, entre los km 23 y 24, a su paso frente a Sot de Ferrer y poco antes de entrar en la vecina Soneja. En este punto se juntan los términos de Segorbe y Sot, siendo dudoso a cuál de ambas poblaciones pertenece el solar de la capilla, aunque se cataloga en esta página por su mayor vinculación y proximidad a esta última población.

Sot de Ferrer Capilla de Santa Lucía
Sot de Ferrer Capilla de Santa Lucía
Ruinas de la Capilla de Santa Lucía
Sot de Ferrer Capilla de Santa Lucía
Historia y Conservación

Aquí había ya desde la Reconquista un caserío que posteriormente sería conocido como Ventas de Santa Lucía, que disponía de este templo para su servicio religioso, con lo que probablemente sería el más antiguo del término. Poblado y capilla se mantuvieron a lo largo de los siglos, naturalmente con muchas modificaciones. Tras la capilla había un cuartel de la Guardia Civil desde los tiempos de la creación de la Benemérita, que quedó abandonado tras el traslado del puesto al pueblo. Abandonados fueron quedando también el resto de edificios hasta que los avatares de la Guerra Civil provocaron su ruina definitiva. Desde entonces el caserío ha ido desapareciendo, sus dependencias derribadas y su existencia olvidada.

Descripción

Quedan en pie, en un desolado entorno, unas ruinas reducidas a lienzos de paramentos en muy mal estado y otros vestigios, amenazados por un derrumbe total por el paso del tiempo y los efectos del vandalismo. El tejado se ha hundido y el interior aparece lleno de escombros y basuras.

Fiestas y Tradiciones

Alrededor de este templo se realizaba antaño una concurrida feria en honor a Santa Lucía el domingo posterior a la festividad de la Purísima Concepción, 8 de diciembre.


Principio de Página