Xert

El Baix Maestrat

Castelló
Correo
Facebook

Ermita de San Pedro y San Marcos (La Barcella)

Accesible para vehículos Conjunto arquitectónico Vista panorámica Entorno natural Relevancia histórica Romería
  • Accesible para vehículos
  • Conjunto arquitectónico
  • Vista panorámica
  • Entorno natural
  • Relevancia histórica
  • Romería
Localización

La ermita de San Pedro y San Marcos fue la iglesia del antiguo municipio –hoy desaparecido– de La Barcella, que dio nombre a la partida rural donde se encuentra, un valle montañoso de gran valor ecológico y paisajístico ya habitado desde el Neolítico, convertido por su aislamiento en un rincón privilegiado de nuestras tierras, repleto de historia y leyenda.

La Barcella se halla a unos 5 km al norte de Xert, a 580 m de altitud en el pequeño valle formado por dos barrancos entre la Mola Murada y El Turmell. Se llega allí siguiendo el llamado Camino de San Marcos o del Turmell, una pista en regular estado que arranca de las últimas casas de la población.

Xert Ermita La Barcella
Xert Ermita La Barcella
Ermita de San Pedro y San Marcos en La Barcella
Xert Ermita La Barcella
Historia y Conservación

Este enclave ya es citado documentalmente en 1192, cuando casi medio siglo antes de que Jaime I conquistara el territorio su abuelo Alfonso II lo donó mediante carta puebla a unos monjes-soldados conocidos como Los Pedros, pertenecientes a la Orden Militar de San Juan de Jerusalén. Tras la reconquista quedó incluido en el distrito del castillo de Cervera, pasando a la Orden de Montesa en 1317. Despoblado desde finales del siglo XIV a causa de la peste, su término pasó a quedar anexionado al de Xert. Hoy sólo quedan de sus edificaciones la ermita, una torre defensiva y otras construcciones anexas, todas ellas abandonadas.

La iglesia primitiva respondía a la tipología de las llamadas iglesias de conquista y estaba dedicada únicamente al apóstol san Pedro. Este templo llegó a estar en un lamentable estado de abandono, por lo que tras una visita pastoral en 1762 del obispo de Tortosa Luis García Mañero se ordenó la construcción de un nuevo templo, que diseñado y dirigido por el maestro de Alcalà de Xivert Joan Barceló se inició en 1770, concluyéndose en 1779. Este es el edificio que ha llegado hasta nosotros, ahora bajo la advocación de san Pedro y san Marcos, éste último patrono de Xert y por cuyo nombre se conoce habitualmente.

La ermita fue durante mucho tiempo el centro de reunión de los habitantes de los masos de la zona hasta que su interior fue destruido durante la Guerra Civil. En la hospedería anexa funcionó una escuela que permaneció abierta hasta 1961, y hasta 1995 habitó el lugar un solitario pastor. La capilla, que estaba en muy mal estado, ha sido restaurada en varias fases con diversas intervenciones y actualmente ha recuperado el culto, estando catalogado el inmueble como Bien de Relevancia Local con la categoría de Monumento de Interés Local.

Xert Ermita La Barcella
Xert Ermita La Barcella
Ermita de San Pedro y San Marcos en La Barcella
Xert Ermita La Barcella
Descripción

Lo que actualmente queda del ermitorio de San Pedro y San Marcos de la Barcella es un conjunto formado por la iglesia, la vivienda del ermitaño y la porchada que formaba parte de la hospedería. A estos edificios hay que añadir la torre de vigilancia junto a la que se eleva una espadaña con su campana María fundida en 1736 y que está unida a la cabecera de la capilla por el lado del evangelio, así como otras dependencias anexas. El aspecto exterior de la ermita es tan sobrio y rústico como bello: un sencillo edificio rectangular de ruda mampostería orientado al noroeste, con refuerzos de sillares en las esquinas y tejado a doble vertiente. En la lisa fachada se abre la puerta de entrada en arco de medio punto y una ventana rectangular en el frontón, que acaba en cornisa curviforme rematada por una pequeña cruz de forja.

El interior es una nave única de unos 20 m de profundidad por 8 m de anchura, dividida en cuatro tramos -con capillas entre los contrafuertes- y cabecera poligonal con pequeña sacristía adosada. La cubierta es de crucería en el presbiterio y de bóveda de cañón con lunetos en la nave, con arcos torales que reposan en pilastras dóricas casi exentas. La decoración abunda en motivos de rocalla, con pinturas murales dieciochescas de estilo rococó representando figuras de santos sobre las cornisas y en medallones en el presbiterio, donde se venera la imagen de san Marcos en un retablo que contiene partes rescatadas del colocado a finales del siglo XVIII y que fue destruido en 1936.

Fiestas y Tradiciones

Antiguamente se celebraba una concurrida romería a pie a La Barcella en la que los masoveros de la zona obsequiaban con cuajada y su hospitalidad a todos los asistentes. Esta tradición se había perdido hasta que a finales del siglo pasado pudo recuperarse, volviéndose a celebrar en el sábado más próximo al 25 de abril. Se peregrina con la reliquia de san Marcos que se conserva en la iglesia parroquial, y tras celebrar misa en la ermita se reparten las típicas fogasses bendecidas, una especie de cocas saladas circulares adornadas en su cara superior con incisiones hechas mientras la pasta está blanda.


Principio de Página