Benicàssim (4)

La Plana Alta

Castelló
Correo
Facebook

Ermitas desaparecidas

Como se ha mencionado en la introducción, de las trece ermitas que llegaron a existir en el Desierto de las Palmas, y a pesar de los siglos transcurridos y los desastres naturales sufridos, sólo cuatro de ellas no han resistido el paso del tiempo y escasos o ningún vestigio han llegado hasta nosotros. Estas cuatro ermitas desaparecidas son las siguientes:

ERMITA DE SAN ELÍAS
Fue fundada a principios del siglo XVIII por el sacerdote castellonense Nicolás Caperó. Se hallaba próxima a la Fuente de la Canaleta, junto al camino de la Portería Baja. En su altar había un lienzo traído de Roma. Arruinada en 1783, no se reconstruyó y sus restos se perdieron, aunque recientemente se han localizado vestigios de su emplazamiento.

ERMITA DE LA SAGRADA FAMILIA
Su fundador fue el padre José de Jesús María, Perpetuo del Desierto, quien recaudó limosnas para su construcción bajo el patronazgo de la duquesa de Arcos. Se edificó antes de 1783, pues en ese año quedó arruinada como la mayoría de templos del paraje. Su rastro se ha perdido por completo.

ERMITA DE SAN ANTONIO ABAD Y SAN PEDRO ERMITAÑO
Próxima al Convento Antiguo, se fundó en 1733 por el padre Antonio de la Asunción, que llegó a ser General de la Orden. Era una ermita muy bella y bien dotada, pero también quedó abandonada tras los desastres de 1783 y nada queda hoy de ella.

ERMITA DE SAN JUAN DE LA CRUZ
Se trata de la antigua, no confundir con la nueva del mismo nombre construida a comienzos del siglo XX. Hoy desaparecida, debió estar en las proximidades de la fuente y estanque de San Juan. Tuvo asociada a ella la igualmente desaparecida Laura de San Sabas. Fue fundada en 1734 por el padre Vicente de la Concepción, de Morella, quien la dejó muy bien provista, aunque tampoco sobrevivió a los sucesos de 1783.


Antros, grutas y lauras

Principio de Página

Asociadas a las ermitas, existen en el Desierto de Las Palmas otras pequeñas construcciones llamadas Antros, Grutas o Lauras, donde los monjes perfeccionaban su ideal eremítico a imitación de las primitivas cuevas a las que se retiraban los antiguos anacoretas.

Sus características solían ser bastante similares: reducido tamaño, aproximadamente de 4 x 5 m de lado, toscas paredes que sustentan bóveda de cañón y cubierta de tejas a doble vertiente. La puerta de entrada, en arco de medio punto, era la única abertura.

Benicàssim Antros, grutas y lauras
Benicàssim Antros, grutas y lauras
Antros, grutas y lauras
Benicàssim Antros, grutas y lauras

El interior solía disponer de un altar adosado en el fondo para la imagen del titular y poyo corrido para el descanso del ermitaño. En algunas ocasiones se decoraban con láminas o azulejos cerámicos con motivos o leyendas devocionales, a menudo retirados para evitar el vandalismo y conservados en el Museo del Convento.

Llegaron a haber 18 de estos antros o grutas, muchos de los cuales todavía se conservan, en mejor o peor estado. Los más relevantes son los que se detallan a continuación.


Gruta de Santa Eufrosina

Accesible para vehículos Entorno natural
  • Accesible para vehículos
  • Entorno natural
Principio de Página
Localización

Se halla junto a la entrada del Convento Nuevo; se llega a ella desde la zona de aparcamiento. Un sendero que nace junto a la gruta discurre paralelo a los muros del monasterio.

Benicàssim Gruta de Santa Eufrosina
Benicàssim Gruta de Santa Eufrosina
Gruta de Santa Eufrosina
Benicàssim Gruta de Santa Eufrosina
Descripción

La gruta está cerrada con barrotes de hierro que nos permiten ver perfectamente el reducido interior abovedado presidido por un crucifijo sobre pilar adosado a la pared del fondo. Unas figuras de tamaño natural escenifican, en una representación tan colorista como ingenua, la muerte de la santa.

Observaciones

Según la tradición, Santa Eufrosina fue una joven alejandrina que, para evitar las intenciones de su padre quien quería casarla contra su voluntad, se disfrazó de monje e ingresó en un convento. El padre, finalmente arrepentido, fue a buscarla sólo para hallarla en su lecho de muerte, momento que recoge la escena.


Antro de San Elías

No accesible para vehículos Entorno natural Relevancia histórica
  • No accesible para vehículos
  • Entorno natural
  • Relevancia histórica
Principio de Página
Localización

El llamado Antro de San Elías se halla al final de un sendero que parte de la parte derecha de la pista que pasa por la Ermita del Naixement, siguiéndola hacia el norte.

Historia y Conservación

Este antro o gruta es de especial relevancia para la historia del Desierto de las Palmas ya que fue en este lugar donde se celebró la primera misa en la toma de posesión tras la compra de los terrenos para el futuro convento carmelita, el 2 de febrero de 1694.

Benicàssim Antro de San Elías
Antro de San Elías
Benicàssim Antro de San Elías
Zócalo cerámico
Benicàssim Antro de San Elías
Interior
Descripción

Exteriormente presenta el aspecto característico de estas construcciones, con un frontón triangular rematado por cruz de forja y puerta de medio punto enrejada. Sobre ella, un zocalillo con la leyenda en latín Antrum Sancti Eliae.

El interior, abovedado y blanqueado, tiene un altar adosado recubierto de cerámica con un panel moderno del mismo material con pintura del santo. En las paredes hay numerosos zocalillos con alusiones a la vida de San Elías y otras fechas conmemorativas.


Gruta del Cristo Crucificado

No accesible para vehículos Entorno natural
  • No accesible para vehículos
  • Entorno natural
Principio de Página
Localización

La Gruta del Cristo Crucificado, también conocida como Gruta del Calvario o del Buen Ladrón, se halla en el recorrido del Vía Crucis, por encima del Convento Viejo y hacia la carretera.

Benicàssim Gruta del Cristo Crucificado
Gruta del Cristo Crucificado
Benicàssim Gruta del Cristo Crucificado
Interior
Benicàssim Gruta del Cristo Crucificado
Zócalo cerámico
Descripción

Su aspecto es el clásico de los antros y grutas del Desierto de Las Palmas: pequeñas dimensiones, paramentos de rústica mampostería y reja en la entrada con el interior cubierto por primitiva bóveda de cañón.

Observaciones

El primitivo Calvario tenía quince casalicios o estaciones que exhibían en ellos valiosos retablos cerámicos fabricados en Alcora, y que actualmente se conservan en el Museo del Convento.

Principio de Página