Castelló de la Plana (1)

La Plana Alta

Castelló
Correo
Facebook

Basílica de la Mare de Déu del Lledó

Ermita Urbana Accesible para vehículos Centro devocional Tradición Mariana Fiestas Patronales Romería
  • Ermita Urbana
  • Accesible para vehículos
  • Centro devocional
  • Tradición Mariana
  • Fiestas Patronales
  • Romería
Localización

Santuario con dignidad de Basílica desde 1993, la Mare de Déu del Lledó se halla al final de la avenida de su nombre en el punto donde se une con el Caminàs, lugar en el que se levanta un peiró de piedra. Se encuentra, pues, a las afueras de la ciudad, precedido por una amplia plaza ajardinada y arbolada.

Castelló de la Plana Basílica del Lledó
'Peiró' frente a la Basílica
Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Basílica de la Mare de Déu del Lledó
Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Basílica de la Mare de Déu del Lledó
Historia y Conservación

Según la tradición, fue en este lugar donde el labrador Perot de Granyana encontró en 1366 la imagen de la Virgen oculta bajo una laja de piedra al pie de un lledoner o almez mientras araba la tierra con su yunta de bueyes. Desde entonces la Mare de Déu del Lledó fue objeto de gran veneración, sobre todo en el ámbito huertano castellonense, y destino de numerosas peregrinaciones, siendo proclamada en 1922 patrona principal de la ciudad y coronada solemnemente en 1924.

Por lo menos desde 1379 existía aquí una pequeña capilla -seguramente del tipo de las iglesias de Reconquista- muy visitada ya por fieles de toda la comarca, dada la fama milagrosa de la imagen recién descubierta. En los siguientes siglos el primitivo templo fue creciendo al mismo tiempo que la devoción, y en 1559 se crea la primera Cofradía del Lledó, mientras que en 1572 se construye la portada renacentista que todavía sigue siendo la entrada a la iglesia. Tras su utilización como hospital de apestados en distintas ocasiones durante el siglo XVII, se decide una reforma total del santuario dotándolo de tres naves, cúpula y linterna, obras iniciadas en 1655 por el maestro Joan Ibáñez y concluidas por Pere Vilallave en 1670.

Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Portada
Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Vista posterior
Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Panel cerámico

Pero es en el siglo XVIII cuando se llevan a cabo las transformaciones más importantes hasta convertir al Lledó en el mayor santuario rural valenciano, dándole el aspecto que hoy conocemos. Entre 1724 y 1731, bajo la dirección del arquitecto Pedro Juan Labiesca -que más tarde llegaría a ser Maestro Mayor de Sevilla- se amplía la nave dotándola de cuatro tramos con capillas laterales. El arquitecto de Jérica Juan de Rosas concluirá la nueva cabecera en 1752. Finalmente, entre 1766 y 1768 los arquitectos Josep Gascó y Joan Argente se encargarán de dar al templo su traza definitiva.

Ya en el siglo XX se interviene sobre todo en el entorno y en la ornamentación. En 1901 se inauguró el paseo que la une a la ciudad, restaurándose poco después la decoración del templo. En 1943 se levanta una nueva espadaña. De 1958 es el monumento a Perot de Granyana, obra del escultor Juan Bautista Adsuaba. En la década de 1980 se remodeló la explanada, se restauró la Casa Prioral y se renovaron diversos elementos del templo, a la vez que excavaciones arqueológicas revelaban la existencia en sus proximidades de restos romanos y árabes.

Descripción

Frente a la basílica se extiende un amplio espacio con árboles, jardines, bancos y farolas, cerrado en su parte delantera por un murete donde se exhiben paneles cerámicos con imágenes de las distintas ermitas del término. A la izquierda de la fachada del templo se coloca perpendicularmente la Casa Prioral, de dos plantas y con arcadas previas, a cuyas espaldas se ha dispuesto de una zona de aparcamiento para vehículos. La iglesia muestra un exterior elegante y distinguido, con espadaña de tres huecos con sendas campanas sobre el frontón y destacando por encima de la cubierta de tejas una espléndida cúpula vidriada ochavada con tambor poligonal y remate de cruz de forja. Un cupulín se alza también a menor altura sobre el camarín de la Virgen, de aspecto similar al anterior pero con tejas sin vidriar.

Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Interior
Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Procesión frente a la Basílica
Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Camarín de la Virgen

En la parte exterior del crucero puede verse un colorido panel cerámico de grandes dimensiones representando a la Virgen y San Cristóbal portando al Niño, firmado por J. B. Porcar en 1959. Más curiosa es la lápida de mármol de la fachada, con la leyenda Opere Sancta Marie Maior Ecclesia Pisane, exvoto o recordatorio tal vez relacionado con el comercio medieval de lana establecido entre estas tierras y las italianas de la Toscana. Precisamente del gusto toscano renacentista es la portada de piedra de acceso al templo, obra de 1572, con arco de medio punto enmarcado entre pilastras estriadas que soportan entablamento rematado por una delicada y pequeña hornacina que acoge imagen de la Virgen, esculpida en 1970 por Manuel Rodríguez.

El interior es igualmente sobrio y elegante, con nave ancha y bien proporcionada y crucero poco desarrollado que no sobresale en planta. Tiene capillas laterales comunicadas entre sí, todo ello con decoración equilibrada que no desfigura ni oculta los elementos arquitectónicos. La cúpula semiesférica domina el conjunto, alzada sobre pechinas pintadas con motivos relativos a la Virgen. Detrás del altar mayor hay un sencillo camarín para la imagen de la patrona, que es una pequeña pieza de alabastro, de apenas 10 cm de altura, de una factura tan poco usual que ha desconcertado a los expertos, algunos de los cuales remontan su antigüedad a tiempos precristianos.

Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Imagen original
Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Relicario e imagen
Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Imagen vestida
Castelló de la Plana Basílica del Lledó
Imagen en el museo

Desde 1638 esta diminuta imagen se exhibe en una hornacina en el pecho de una imagen mayor de la Virgen, que le sirve de relicario. Esta pieza fue dañada durante la Guerra Civil pero pudo ser restaurada en 1972 y se conserva en el Museo de la Basílica. La imagen-relicario que hoy se venera en su camarín es obra de Tomás Colón, de 1940. En el santuario hay otra imaginería, con varias piezas valiosas como una talla en madera del siglo XVIII de la Inmaculada y una Virgen de la Naranja, obra de J. Ortells. La losa que ocultaba la imagen encontrada por el labrador Perot, una piedra azulada, puede verse incrustada en uno de los paramentos.

Muy interesante es también la colección que se exhibe en el Museo de la Basílica, instalado bajo el coro. Aquí se conservan desde imágenes y pinturas a ricas piezas de orfebrería, bordados, ornamentos y numerosos mantos de la Virgen, sin olvidar la peana procesional de la patrona realizada por el escultor Viciano.

Fiestas y Tradiciones

La Basílica del Lledó no sólo es centro devocional y de peregrinaciones, sino también foco de actos cívicos y populares. La fiesta grande a la patrona de Castelló tiene lugar desde 1912 el primer domingo del mes de mayo (antes era el primer domingo de septiembre), con un gran número de celebraciones solemnes, culturales y festivas. Otra fecha importante es durante las Fiestas de la Magdalena, pues el santuario es el punto de llegada y recepción de la Romeria de les Canyes a su regreso a la ciudad en el tercer Domingo de Cuaresma.

Principio de Página