Castelló de la Plana (2)

La Plana Alta

Castelló
Correo
Facebook

Ermita de la Magdalena

No accesible para vehículos Conjunto arquitectónico Vista panorámica Entorno natural Relevancia histórica Centro devocional Fiestas destacadas Romería
  • No accesible para vehículos
  • Conjunto arquitectónico
  • Vista panorámica
  • Entorno natural
  • Relevancia histórica
  • Centro devocional
  • Fiestas destacadas
  • Romería
Localización

El Ermitorio de la Magdalena es una de las principales señas de identidad castellonense y también uno de los más importantes de las tierras valencianas. Se halla sobre el cerro de su nombre a unos 5 km de la capital, junto a las ruinas del Castell Vell o Castell de Fadrell, destacando la blancura de sus muros sobre el verde intenso de la pinada que lo rodea. Desde allí gozaremos no sólo de un bello entorno natural, sino también de unas espectaculares vistas de la Plana y el mar.

Castelló de la Plana Ermita de la Magdalena
Castelló de la Plana Ermita de la Magdalena
Ermita de la Magdalena y entorno
Castelló de la Plana Ermita de la Magdalena
Historia y Conservación

Este antiguo emplazamiento musulmán sería el origen de la actual ciudad de Castelló: una vez conquistada la fortaleza por Jaime I y perdida su importancia estratégica militar, los nuevos habitantes cristianos prefirieron la riqueza y comodidad de la fértil plana que se extendía a sus pies, y así en 1252 se funda la nueva ciudad, que prosperó rápidamente en la ubicación donde ahora se encuentra.

Tras esta fundación y el traslado de la población desde la montaña al llano, el Castell Vell se fue quedando paulatinamente deshabitado y comienza su abandono y ruina. Quedaba en pie, sin embargo, la que que debió ser capilla de la fortaleza, dedicada a Santa María Magdalena, que todavía pervivirá algún tiempo ya que en 1375 está documentada una procesión penitencial que allí subió desde la nueva ciudad en demanda de protección contra la epidemia de peste negra.

Sin embargo, ese primitivo templo acabó también por ser olvidado y su ruina debió ser tan total que nada de él ha quedado, ni tan siquiera evidencia de su ubicación exacta. Hacia la mitad del siglo XV ya debía haber desaparecido porque se sabe que en 1451 un anacoreta del monasterio cisterciense de Santes Creus, llamado Antonio pero conocido por todos como el Frare Barbut, inició la construcción de una nueva ermita, origen de la actual, en un emplazamiento distinto en un extremo de la muralla y aprovechando la existencia de una gran cisterna excavada en la roca. Con dos altares dedicados a María Magdalena y a San Bernardo de Claraval, estaba estructurada en dos naves paralelas separadas por tosca arquería y cubierta de bóveda de cañón.

Castelló de la Plana Ermita de la Magdalena
Castelló de la Plana Ermita de la Magdalena
Ermita de la Magdalena
Castelló de la Plana Ermita de la Magdalena

Esta iniciativa recibió el impulso de las autoridades civiles y eclesiásticas y las obras de la ermita siguieron progresando. En 1455 se construyó el pórtico, en 1476 se la dota de establo y vivienda para el ermitaño, así como de un retablo para el altar mayor. A lo largo del siglo XVI y principios del XVII siguen las ampliaciones y remodelaciones: cocinas, comedor, hospedería y aljibe se suman a las dependencias ya existentes.

A pesar de estas intervenciones, en 1745 la ermita se hallaba semiarruinada hasta el punto de tener que suspenderse las romerías. No dura mucho esta situación ya que en 1758, bajo la dirección del maestro de obras Vicent Pellicer se reconstruye todo el conjunto adquiriendo el aspecto que ahora conocemos: ermita, casa-hospedería y torreón adosado con trazas de factura musulmana. Más recientemente se realizaron obras de consolidación y restauración en 1952 y entre 1988 y 1989, manteniendo actualmente un perfecto estado.

Descripción

El ermitorio de la Magdalena es, pues, un amplio conjunto blanqueado cimentado en la propia roca, de aspecto heterogéneo y planta irregular debido a los diferentes elementos aprovechados para su construcción. Ante una amplia explanada enlosada se abre un pequeño porche que da acceso tanto al templo como a la hospedería. A ésta se llega por una escalera que nos conduce a un zaguán y a una antesala que lleva a la cocina y a un gran salón con tres balcones sobre el pórtico y otro interior abierto al templo.

Castelló de la Plana Ermita de la Magdalena
Torreón y espadaña
Castelló de la Plana Ermita de la Magdalena
Portada
Castelló de la Plana Ermita de la Magdalena
Romería de les Canyes

La puerta de la ermita es de madera, de medio punto con dovelas irregulares, exhibiendo en la clave el escudo de Castelló. La capilla está parcialmente excavada en la roca, con dos naves paralelas de desigual longitud cubiertas por bóveda de medio cañón, con arquería apoyada sobre pilares y columnas. En uno de los muros pueden verse unas pinturas que se han datado hacia finales del siglo XIV. Un óleo sobre tabla simulando cerámica que representa a la Magdalena preside el altar, obra de Joan B. Porcar Ripollés de 1940.

Fiestas y Tradiciones

Las Fiestas de la Magdalena, de Interés Turístico Nacional, tienen en el tercer domingo de Cuarema (generalmente en el mes de marzo) su acto más multitudinario y emotivo: la Romeria de les Canyes, con la que los castellonenses conmemoran la fundación de su ciudad regresando simbólicamente a su solar de origen en una peregrinación que está documentada al menos desde 1375. Los romeros parten desde la Catedral de Santa María y en un festivo recorrido se dirigen a la ermita entre cantos y vítores. Allí se oficia Misa Solemne, se reparten los rotllos y se participa en una comida comunal, entre otros muchos actos festivos y celebraciones, regresando a la ciudad al anochecer.

Aparte de este día señalado, la ermita es también protagonista en otras fechas: el día 22 de julio, festividad litúrgica de la santa; el tercer domingo de mayo, fiesta de la Cofradía, y otras relacionadas con la Hermandad de Caballeros de la Conquista.

Principio de Página