Castellfort (1)

Els Ports

Castelló
Correo
Facebook

Ermita de Sant Pere

Accesible para vehículos Conjunto arquitectónico Vista panorámica Relevancia histórica Centro devocional Leyendas y Tradiciones Romería
  • Accesible para vehículos
  • Conjunto arquitectónico
  • Vista panorámica
  • Relevancia histórica
  • Centro devocional
  • Leyendas y Tradiciones
  • Romería
Localización

El ermitorio de Sant Pere de Castellfort es el situado a mayor altura de toda la comarca, pues se encuentra a 1.282 m en la zona más elevada de la sierra, a 1 km al sur de la población y a la derecha de la carretera CV-124 que viene de Ares del Maestre, de la que arranca un camino que nos conduce a la ermita.

Castellfort Ermita de Sant Pere
Castellfort Ermita de Sant Pere
Sant Pere de Castellfort
Castellfort Ermita de Sant Pere
Historia y Conservación

Esta ermita es también el templo más antiguo de estas tierras, valioso y bello ejemplo de la arquitectura románica en su transición al gótico, edificado entre los siglos XII y XIV posiblemente sobre otra ermita mozárabe más antigua todavía. La tradición cuenta que Blasco de Alagón, poderoso caballero de la corte de Jaime I, viajaba por estas montañas cuando le sorprendió una terrible tormenta que a punto estuvo de hacerle perecer entre la nieve, pero consiguió salvarse refugiándose en la ermita siguiendo el sonido de su campana y la luz de una hoguera encendida por el ermitaño. Pasada la tempestad, Blasco volvió al lugar por donde vagaba perdido y, clavando su espada en tierra, prometió erigir allí una cruz de piedra y reformar la capilla, dándole el aspecto que ahora tiene. En ese lugar existió un peiró que parecía atestiguar la leyenda y que fue destruido en 1836, sustituyéndole en la actualidad uno de madera.

Castellfort Ermita de Sant Pere
Vista posterior
Castellfort Ermita de Sant Pere
Ábside
Castellfort Ermita de Sant Pere
Interior
Descripción

La ermita está separada por un camino de otras modestas dependencias que servían para refugio de las caballerías. Formando cuerpo con ella a su lado derecho se halla la vivienda-hospedería, edificación añadida entre los siglos XVI y XVII. Consta ésta de dos plantas con el aspecto y distribución propia de una masía. En su puerta principal puede leerse una inscripción con la fecha de 1631, y en una ventana de la planta superior el año 1579. El conjunto se completa con un aljibe cubierto con bóveda de cañón situado detrás del ábside, corrales y muretes de piedra seca.

El templo, de aspecto tan venerable como humilde y sobrio, tiene fábrica de mampostería en la nave y de sillería en el ábside, que muestra su forma ochavada reforzada por contrafuertes al exterior, refuerzos que también aseguran el paramento lateral exento del edificio. La cubierta –sobre la que elevan dos chimeneas– es de tejas a doble vertiente, prolongándose a la derecha para cubrir también la vivienda anexa, lo que provoca que la fachada, situada a los pies, tenga un aspecto asimétrico. La puerta de entrada se abre en amplio arco románico de dovelas en el que aparece la fecha de 1569. Sobre ella hay una estrecha ventana abocinada del mismo estilo y, rematando el frontón, la espadaña de tejadillo con su campana. El ábside tiene cubierta independiente adaptada a su forma poligonal y alargadas ventanas que iluminan el interior rasgan sus paramentos.

Castellfort Ermita de Sant Pere
Arcos y cubierta
Castellfort Ermita de Sant Pere
Bóveda del presbiterio
Castellfort Ermita de Sant Pere
Detalle del piso

Existió una segunda puerta lateral a la altura de la tercera crujía, también de medio punto, que ahora queda dentro del edificio de la hospedería pero que en sus tiempos bien pudo ser la entrada principal, pues es más bella y antigua y se halla decorada con temas vegetales.

Su aspecto interior es el característico de los templos valencianos de esa época, llamados de reconquista: planta rectangular con dimensiones de 24 m de profundidad por 7,40 m de anchura dividida en nave única y cabecera poligonal con bóveda de crucería, separadas por arco triunfal apuntado. La nave se divide a su vez en cinco crujías mediante arcos diafragmáticos que reposan en columnas y pilastras de capitales adornados con motivos animales y vegetales, y soportan la techumbre de madera a dos aguas. La decoración es sobria y austera, destacando el valioso pavimento a base de cantos rodados que forma caprichosos dibujos geométricos. En el altar mayor se venera sobre una peana la imagen de San Pedro Apóstol.

Castellfort Ermita de Sant Pere
Puerta lateral interior
Castellfort Ermita de Sant Pere
Pilastras
Castellfort Ermita de Sant Pere
Imagen de Sant Pere
Castellfort Ermita de Sant Pere
Imagen de Sant Pere
Fiestas y Tradiciones

Sant Pere de Castellfort ha sido de forma continuada un foco devocional de las gentes de la comarca y también de tierras más alejadas, por lo que es una ermita muy visitada y destino de numerosas romerías. Los vecinos de la población peregrinan a ella en tres ocasiones: el 1 de mayo, el 22 de mayo y el 29 de junio, pero las visitas más celebradas son las que realizan los vecinos de Catí y los de Portell de Morella, que por su especial relevancia detallamos a continuación:


Romería de Catí a Sant Pere de Castellfort

Principio de Página

El día grande por excelencia de Sant Pere de Castellfort es la antigua romería de Els Catinencs, peregrinación famosa que los devotos de Catí realizan a Sant Pere el primer sábado de mayo, ya documentada en 1424 y que sigue conservando todo el sabor típico de la antiquísima tradición que nació en fecha inmemorial como voto hecho en agradecimiento por las lluvias recibidas tras una prolongada sequía.

Castellfort Romería de Catí
Castellfort Romería de Catí
Romería de Catí a Sant Pere de Castellfort
Castellfort Romería de Catí

Ataviados con la tradicional indumentaria de capa y barretina, los peregrinos abandonan Catí en la madrugada del sábado para recorrer un itinerario a menudo agreste y pedregoso. Romería más concurrida y festiva que la de Les Useres al estar abierta a todo el que desee realizarla, los romeros peregrinan a caballo y a pie para recorrer los 40 km de abrupto terreno hasta su destino, con paradas en l’Avellà y Santa Llúcia de Salvassoria, La Llàcua y el Mas de Pineda.

Tras una reparadora comida a base de alubias y arroz y de asistir a los oficios religiosos se pernocta en el pueblo (antes se hacía en el propio ermitorio) y se regresa el domingo a Catí por la Mare de Déu de la Font, el Coll d’Ares y el Mas d’Estaca, entrando en la población con antorchas encendidas tras anunciarse con hogueras su llegada.


Los Peregrinos de Portell

Principio de Página

De entre las peregrinaciones que tienen como meta el ermitorio de Sant Pere de Castellfort, tal vez sea la que realiza la población de Portell de Morella la menos conocida y por eso probablemente ha logrado mantener con mayor austeridad la pureza de sus tradiciones. Esta romería tiene la particularidad de ser nocturna y se celebra anualmente el tercer día de la Pascua de Pentecostés, por lo que se realiza entre abril y mayo en fecha variable, según caiga dicha fecha de Pascua.

Castellfort Romería de Catí
Castellfort Romería de Catí
Los Peregrinos de Portell
Castellfort Romería de Catí

La leyenda atribuye el origen de esta peregrinación al viaje que trece hombres realizaron a pie hasta Roma pidiendo para el pueblo la bendición papal. Se dice que tan sólo uno de ellos regresó al cabo de 14 años, con el mandato de peregrinar a la ermita de San Pedro, quien concedería sus peticiones. Sea como fuere, esta antiquísima costumbre se remonta sin duda a tiempos medievales y fue el obispo de Tortosa Joan Izquierdo quien dictó en 1571 las disposiciones que desde entonces rigen inalteradas para su realización.

Participan en ella doce hombres conducidos por un sacerdote que recorren con negros hábitos de peregrino el duro trayecto a pie por la noche, en silencio y separados entre sí por una distancia de 20 metros, formando una estampa que parece sacada de otros tiempos. Llegan a Sant Pere por la mañana, donde oyen misa y reponen fuerzas con una comida, regresando por la tarde a Portell siguiendo el mismo trayecto y ceremonia.

Principio de Página