Loriguilla (Vieja)

Los Serranos

València
Correo
Facebook

Ermita de la Virgen de la Soledad (sumergida)

Desaparecida Entorno natural Tradición Mariana Leyendas y Tradiciones
  • Desaparecida
  • Entorno natural
  • Tradición Mariana
  • Leyendas y Tradiciones
Localización

La antigua Ermita de la Virgen de la Soledad se encuentra en la actualidad sumergida, al igual que la mayor parte del antiguo pueblo, bajo las aguas del Embalse de Loriguilla, construido en el año 1965. La población fue trasladada a un nuevo asentamiento en el Camp del Túria, donde se ha construido una moderna ermita también bajo la advocación de la Virgen de la Soledad. De la vieja Loriguilla sólo quedan ruinas dispersas y el edificio vacío de la antigua iglesia parroquial.

La ermita desaparecida se levantaba junto a la gruta en la que se refugiaba el ermitaño fray Diego, frente al pueblo en la otra ribera del río, que debía cruzarse utilizando un puente colgante de madera.

Loriguilla Vieja Virgen Soledad
Loriguilla Vieja Virgen Soledad
Loriguilla 'Vieja' y entorno
Loriguilla Vieja Virgen Soledad
Historia y Conservación

Aunque la tradición atribuye la devoción a la Virgen de la Soledad al hallazgo milagroso de la imagen por un pastorcillo, está probado que la trajo a Loriguilla alrededor de 1660 el fraile Diego de Benavent, quien se retiró como anacoreta a una gruta próxima a la fuente que luego se denominaría de la Soledad, en las proximidades del pueblo. A esta imagen se le atribuían propiedades curativas, y cuando el fraile regresó a su convento en València los vecinos quisieron comprársela, pero el precio que pidió era una cantidad bastante alta que en toda la pobre población no podía reunirse, por lo que se la llevó consigo.

A pesar de todo y a base de grandes esfuerzos se acabó consiguiendo la suma y el justicia del pueblo viajó a València para comprar la imagen, compra que se documentó con acta notarial firmada el 5 de mayo de 1661 por la que se cedía la Virgen de la Soledad al párroco de Loriguilla Juan Pérez y se manifestaba la intención de los vecinos de dedicarle una ermita junto a la fuente donde se hallaba. Esta intención, sin embargo, tardó casi dos siglos en concretarse, pues por unos u otros motivos las obras no comenzaron hasta 1857, concluyéndose al año siguiente.

Loriguilla Vieja Virgen Soledad
Loriguilla Vieja Virgen Soledad
Loriguilla 'Vieja' y entorno
Loriguilla Vieja Virgen Soledad
Descripción

Era un edificio pequeño y sencillo, con aspecto de barraca, muros blanqueados y tejado a dos aguas. En la fachada se abría la puerta en arco rebajado, y por encima un pequeño óculo. Entre ambos y como único adorno exterior lucía un retablillo cerámico que representa a un pastor rezando a la Virgen. Remataba el hastial una espadaña de ladrillo.

El interior, rectangular, se cubría con bóveda de cañón sorportado por arcos fajones sobre pilastras. Un sencillo altar de obra presidía el recinto, que se comunicaba con la pequeña cueva del ermitaño.

Fiestas y Tradiciones

La imagen de la Virgen no se conservaba en su ermita, sino en la iglesia parroquial, hasta que fue destruida durante la Guerra Civil. Medía unos 34 cm de altura y era imagen de vestir, con el rostro y las manos de talla. Antes de la desaparición del antiguo poblado, se dedicaba a la Virgen de la Soledad el segundo domingo de septiembre, inicio de las fiestas patronales, día en el que se acompañaba en romería a la Virgen desde la parroquia a la ermita, donde se le cantaban sus Gozos.


La Casilla de Pilatos

No accesible para vehículos Ruinas Entorno natural Sin culto
  • No accesible para vehículos
  • Ruinas
  • Entorno natural
  • Sin culto
Principio de Página
Localización

La zona más elevada inmediata al antiguo poblado de Loriguilla se conocía como Alto de las Cruces y allí existía un conjunto de corrales y dependencias para usos agrícolas y ganaderos. Este lugar era el término del camino del Calvario, jalonado por cruces de madera a modo de estaciones del Vía Crucis, que culminaba en la llamada Casilla de Pilatos, cuyas ruinas aún se mantienen en pie.

Loriguilla Casilla Pilatos
La Casilla de Pilatos
Historia y Conservación

Servía como ermita o capilla para albergar la imagen del Cristo que se sacaba en procesión en Semana Santa, y que era también destino habitual de meriendas pascueras. Lo que queda de ella aún puede verse entre otras ruinas abandonadas invadidas por la vegetación.

Descripción

Se trataba de un pequeño edificio de planta circular con cúpula campaniforme que en su día estuvo revestida de tejas.


Principio de Página